Henso Jutsu (El arte del disfraz)

El Henso Jutsu (arte del disfraz), se utilizaba ya sea para facilitar el acceso a diversas esferas sociales, para esconderse o incluso sustituir a alguien con el fin de conseguir el acceso a determinadas zonas protegidas. Este arte era de los más importantes para la completa formación de un Ninja.

Shichi Ho

Una de las habilidades más importantes del Henso Jutsu, fue la personificación, pero esta personificación debía ir más allá de la puramente externa. El ninja podía interpretar perfectamente a aquella persona que él desease, convirtiéndose en esa misma persona.

El Henso Jutsu es el método y técnica del disfraz en todas sus facetas.

Principalmente era un arte destinado a los Genin (ninja aptos para estas misiones) para infiltrarse en cualquier fortaleza o semejante sin necesidad de utilizar ninguna otra técnica de camuflaje furtiva, siendo así una técnica más “normal” de infiltración.

Este arte se realizaba de manera intensa y completa, pues el ninja debía asumir de forma completa el papel del disfraz que adoptaba: hábitos, lenguaje, gestos, habilidades, formas de andar y comportarse, ya que un disfraz meramente físico era ineficaz y podía ser fácilmente descubierto.

En cuanto a las armas, podían variar de acuerdo con el disfraz en el que se escondía. El Kama (hoz) el Bo (bastón largo) por ejemplo, jamás despertarían sospechas si estuviese disfrazado de agricultor.

Teniendo dominio de este arte, el ninja era capaz de frecuentar cualquier lugar, conversar con cualquier persona y jamás revelar su identidad, manteniendo a integro y seguro su clan y garantizando así su misión.

Shichi Ho: Los 7 Disfraces Básicos del Ninja

Las siete formas de andar (los siete disfraces básicos del Henso Jutsu)

El “Shichi ho” (Literalmente: “siete formas de andar”), del Ninja, se refiere a las siete actitudes, que son la base de siete tipos de disfraces, basados en siete profesiones. Éstas, son conocidas como:

  • Komuso “monje errante”
  • Shukke “persona interesada en estudiar religión”
  • Yamabushi “monjes guerreros de la montaña”
  • Shonin “mercader o vendedor ambulante”
  • Hokashi “payaso, o malabarista viajante”
  • Sarugakushi “bailarín viajante”
  • Tsuneno kata “ciudadano local”

Todos estos disfraces permitían al Ninja entrar ó salir de todas las provincias de Japón.

Incluso cuando puedas disfrazarte, si no manejas como un maestro las formas y maneras, de aquello que te disfrazas, tu ilusión se desvanecerá rápidamente a la vista de otros. Es por esto, que los Ninja practicaban y aprendían cómo manejar el disfraz de forma experta.

No aprendían las siete profesiones, pero estudiaban el arte de disfrazarse, para no revelar quiénes eran realmente (Ninja).

Por Masaaki Hatsumi Soke
Libro Ninja Chibikko Dojo ©
Akebono Shoten- Japón

Estos eran los siete disfraces básicos, basados como hemos dicho en siete profesiones y ocupaciones, las cuales eran estudiadas meticulosamente, usando una actuación perfecta. Estas ocupaciones eran muy comunes en el Japón feudal y estaban muy bien aceptadas por la sociedad de modo general, facilitando el trabajo del ninja.

Disfraces femeninos (Henso Jutsu Femenino)

Además de estos siete disfraces anteriormente citados, también eran utilizados disfraces femeninos como medio de espionaje. La mujer no representaba peligro alguno en el Japón antiguo, pudiéndose aproximar a cualquier persona por muy importante que esta fuera, con mayor facilidad que la mayoría de los disfraces masculinos que el ninja era capaz de asumir.

Henso Jutsu

Es por esto por lo que las Kunoichi (mujeres ninja) fueron tomando cada vez más presencia en los clanes ninja y ese disfraz como tal, fue perdiendo su sentido, una vez que obviamente eran capaces de desempeñar ese papel con mayor perfección, incluso utilizando su poder de seducción (KISHA).

Las kunoichi eran conocidas por ser un tipo de espía capaz de usar cualquier disfraz para realizar sus misiones. Generalmente se disfrazaban de geishas para descubrir secretos y al mismo tiempo matar a los Shogun y señores feudales. Ya desde la infancia, las futuras kunoichi eran entrenadas para la realización de misiones en las que utilizaban muchos disfraces.

Además, recibían entrenamiento como los hombres, por ejemplo: entrenamiento sobre política, cultura japonesa, masaje, historia, etiqueta, música, arte, etc. y cuando tomaban una misión, realizaban una larga y detallada preparación sobre el enemigo a través de la observación, estudio y pesquisa sobre el medio físico, social y psicológico.

Esa preparación inicial era muy importante para que se escogiese la técnica correcta de henso jutsu y seducción a utilizar en su disfraz. De esta forma, la kunoichi conseguiría entrar en los castillos sin levantar sospecha y poder completar la misión, si fuera necesario con el uso de las relaciones sexuales, pues eso también podía ser parte de su Henso Jutsu.

Además de geishas, las mujeres también utilizaban las técnicas de Henso Jutsu, se disfrazaban de profesoras, señoras ricas, campesinas e infinitos disfraces que fueran necesarios para la misión. Concienciándose del mismo tanto emocionalmente como psíquicamente. Así era posible el acercamiento emocional y sentimental con la victima. Dicen que una kunoichi de un clan ninja vivió con el enemigo más de quince años, seduciendo y casándose con otro ninja de un clan rival, y sacando así gran cantidad de información durante ese tiempo sobre el enemigo.

Máscaras japonesas para disfraz (Henso Jutsu) y decoración:

No products found.

Sigue leyendo en Bujinkan Segovia:

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Deja un comentario